Muchos amantes de los cómics encontramos en ellos una fuente inagotable de fantasía, donde podemos ejercitar nuestra imaginación, algunos hasta el punto de materializarla. En estos tiempos modernos, repletos de desigualdad e injusticia ¿Quién no ha soñado con ponerse una máscara y lanzarse a las calles a combatir el crimen?, lastimosamente necesitaríamos un factor elemental para no morir en el intento: superpoderes.


Al parecer para Mark Millar y John Romita Jr., hijo del legendario John Romita (conocido por su trabajo gráfico en Spiderman, creador de Wolverine y The Punisher), esto no supuso obstáculo alguno. Inspirados en la clásica novela gráfica de Frank Miller: Batman Year One; Millar y Romita Jr. se plantearon la idea de crear un superhéroe, sin más súper poderes que su propia voluntad; así nace Kick-Ass (Pateaculos).

Dave Lizewski es un adolescente de 14 años, estudiante de una secundaria neoyorquina y amante de los cómics, a quien le extraña que después de tantas décadas de superhéroes, nunca nadie haya intentado ser uno en la vida real. En su colegio no goza de popularidad, ni siquiera del respeto de sus compañeros quienes piensan que él ejerce la prostitución homosexual, lo que le hace blanco de burlas y atropellos, sus sospechas se agudizan cuando una ambulancia lo encuentra desnudo botado en un callejón después de una severa golpiza. Al ver esto, Katie Deauxma, la chica de quien Dave está perdidamente enamorado, se solidariza y lo adopta como su mejor amigo gay. Al principio Dave no estaba de acuerdo con esto, pero al darse cuenta que era una oportunidad para acercarse más a ella, aceptó.


Con un traje comprado en eBay y su incontenible deseo de aventuras, Kick-Ass sale a patrullar la ciudad y en su primer intento de combatir el crimen, es brutalmente golpeado, apuñalado en el pulmón y atropellado por un auto. Inmediatamente es llevado al hospital e intervenido; minutos antes de que llegasen los paramédicos, logra esconder su disfraz, salvaguardando su identidad.

En su segundo intento de combatir el crimen, recibe otra brutal paliza pero esta vez consigue frustrar el robo y mejor aún, uno de los espectadores logra captarlo en video y lo sube a Youtube, donde enseguida se convierte en un fenómeno mediático.


Su osada hazaña inspiraría toda una legión de seguidores y emuladores, entre ellos: Red Mist (Chris Genovese), el hijo de John Genovese, el mercenario líder de la mafia local. Otro de los fenomenales atributos de éste cómic son sus personajes de soporte, como Hit Girl (Mindy McCready), una pequeña heroína que fue rigurosamente entrenada por su padre desde muy niña hasta convertirse en una experta en artes marciales y el manejo de armas; familiarizada con la sangre y la violencia, ella misma es un arma letal viviente buscando vengar la muerte de su madre. En Kick-Ass 2, descubrirá el verdadero motivo por el cual su padre la entrenó todos estos años, lo cual dará un giro a toda la trama. En los ‘Cons uno de los cosplay de mayor demanda es el de Hit Girl.  


Otro de los personajes que le aportan muchísimo interés y dinamismo a la serie es Big Daddy (McCready), un policía retirado por el Sindicato del Crimen, quienes planearon una jugarreta en su contra en la que ingenuamente cayó y a quienes atribuyó la supuesta muerte de su esposa. Números después se revelaría su verdadera identidad y pasado. En la película lo presentan como un fanático de Batman, evidenciado en su traje, el uso de sofisticados artefactos y su detectivezco proceder.


El éxito de Kick-Ass superó las expectativas de sus creadores, pues los números eran exorbitantes para una propuesta tan nueva, modesta e innovadora. Impulsando así su segundo volumen y un spin off donde Hit Girl recibe su título propio. En Kick-Ass 2, Hit girl se enfrenta a un pasado desconocido, lo cual le dificulta su adaptación al mundo como una chica normal. Mientras tanto Kick-Ass se une a una liga de súper héroes denominada Justice Forever, en donde conoce a Colonel Stripes, para combatir a los indómitos Toxic Mega-Cunts, la antítesis de Justice Forever, comandada por Chris Genovese ahora conocido como The Motherfucker (si...), este cómic excede notablemente en violencia y situaciones crudas al anterior.



Con tan sólo un tomo, el título pudo dar el ansiado salto a la pantalla grande. Un logro que muchas otras historietas con décadas en el mercado aún no lo consiguen. Todo se debe a la naturalidad, el realismo y originalidad del cómic. El 25 de marzo del 2010, Kick-Ass hace su debut en la pantalla grande. Dirigida por Matthew Vaughn y co-producida por Brat Pitt. En sus primeras 3 semanas de estreno obtuvo el puesto número uno en la taquilla de los Estados Unidos, siendo merecedora de las críticas más halagadoras por su calidad y lealtad en la adaptación, tanto visual como literaria, esta es una de las producciones más equilibradas entre las realidades desmedidas de los cómics y la fantasía estrictamente real que demanda el publico cauto de hoy, un equilibrio armonioso que deleita entre la viñeta y el lente. Así también por el acertado casting que tuvo entre sus filas, actores de la talla de Nicolas Cage y la súper talentosa Chloë Moretz, quien arrasó con los galardones independientes en Inglaterra. Por esta colorida variedad de atributos, muchos entendidos en el cómic concluyen que éste es uno de la poquísimos casos donde la película se supera.


Pero éste año, de la mano del director Jeff Wadlow debutó su secuela, lastimosamente tuvo una pobre recepción y se hizo merecedora de agudas criticas, a pesar de marcar el regreso de Jim Carrey al mundo de la actuación y de que Quentin Tarantino la haya nombrado dentro de sus 10 películas favoritas del 2013, quizás se deba a la creciente variedad de títulos del nuevo género cinematográfico de superhéroes.



Quizá muchos lo desconocen por parecer algo descabellado, pero el ejemplo de Kick-Ass se ha convertido en una tendencia de creciente popularidad. Alrededor del mundo, cada vez más personas deciden ponerse una máscara, una capa o un traje y salen a patrullar las calles de su ciudad, desde servicio comunitario hasta intrépidas hazañas. Invirtiendo el tiempo, dinero y sacrificio que se supone que esta actividad demanda. Los motivos por los que la gente decide hacerlo, serían un infinito telón de debate, pero lo cierto es que están ahí y existen videos de estas personas regados por toda la red para comprobarlo, inclusive HBO le dedicó un documental a éste fenómeno.





Por su historia refrescante, atrevida y revolucionaria, y su arte vívido e intenso Kick-Ass ha marcado un hito en las páginas del noveno arte, escalando peldaños con una rapidez envidiable, llegando a posicionarse como uno de los títulos indispensables de la era moderna del cómic y todavía con mucho camino por recorrer. No nos sorprendería verlo algún día compartiendo el podio con los gigantes de este maravilloso mundo, así como tampoco nos sorprendería que algún día... o noche, alguno de nosotros cansado de tanto miedo y opresión, decida ponerse una máscara y salga a patear unos cuantos traseros delictivos.  



Y si quieres leer el cómic, te lo puedes descargar aquí.

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada