La técnica, la luz, la anatomía, el movimiento, la expresión, la composición, etc, etc… Frank Frazetta lo dominó todo. Con tan sólo ocho años fue recomendado para ser inscrito en la Escuela de Bellas Artes y a sus 16 años comenzó su carrera profesional.

Era un protegido de los dioses, más que artista, era un hombre al que su arte no superaba. Construía sus obras desde cero, sin referencias y con muchísima facilidad, tanto así, que la mayoría de veces empezaba y terminaba sus encargos la noche anterior al Día D.

Todo un atleta, Frazetta se inspiró en sí mismo para crear sus obras. No bocetaba, no esquematizaba, no hacía pruebas… la paleta de colores, los diseños, los trazos, todo, todo estaba ahí, en su mente, en su mano, y él lo sabía.

Con una mente prodigiosa como sólo la de él, tuvo la suficiente objetividad como para darse cuenta de su talento y su lugar en el mundo, por lo que cobraba la mitad del dinero ofrecido por sus trabajos a cambio de guardar los artes originales. Hoy en día algunas obras, no sólo valen millones, sino que ni siquiera pueden ser valoradas con dinero.

Contribuyó a enriquecer la imaginación de generaciones enteras, a lo largo de su longeva vida, con su obra inspiró y educó a grandes artistas de la cultura visual contemporánea. Disfrutó de su fama y genio en vida, es un objetivo a alcanzar para muchos artistas, y mucho mucho más.

Frank Frazetta fue un dios de la ilustración… pero a él, le gustaba el béisbol y, los tigres no le salían del todo bien.

Hace un año, en mayo del 2010 se alejó de este mundo para dejar su legado, hoy en IEC le rendimos tributo al conmemorar un año de su partida.

Salud por Frazetta!

Además, un documental obligado para nosotros, ilustradores!

Me considero un artista creativo...
No sólo un ilustrador de fantasía.

Frank Frazetta
(1928 - 2010)

3 comments:

Publicar un comentario en la entrada